Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Una Buena Lonchera es la Mejor Compañera

Cuida que la lonchera de tus hijos contenga alimentos saludables, nutritivos y de fácil digestión, que les ayuden a reponer energías para continuar jugando y aprendiendo.

Es común que no valoremos adecuadamente la importancia de la lonchera de nuestros hijos y que, por lo mismo, no destinemos el tiempo y la atención necesaria para prepararla con cuidado. En este artículo encontrarás algunos consejos y razones para dar a la lonchera el lugar que se merece en tus prioridades.

Contrariamente a lo que podría pensarse, una lonchera saludable debe ser deliciosa y puede ser divertida.

Siguiendo criterios nutricionales, una lonchera saludable debe contener:

  • Alimentos preparados en casa.
  • Frutas y vegetales.
  • Agua, jugos naturales, leches o coladas endulzadas con miel o panela.
  • Granos y cereales integrales en forma de pan, hojuelas de trigo o maíz, galletas. O chochos con tostado.

Una recomendación muy importante es que prepares la lonchera conjuntamente con tus hijos. Al hacerlo, lograrás varias ventajas:

  • Garantizar que la lonchera contenga alimentos que les agradan.
  • Favorecer que, al haber participado en la selección de los alimentos, asuman la responsabilidad de consumirlos.
  • Transmitir criterios de nutrición saludable, hábitos de higiene de alimentos y consumo responsable.
  • Compartir tiempo en familia que puedes aprovechar para diálogos sobre diversos temas relativos a la escuela.

Evita incluir en la lonchera:

  • Alimentos muy azucarados.
  • Alimentos muy salados.
  • Bebidas artificiales.
  • Alimentos altos en grasa.
  • Porciones muy grandes de alimentos.
  • Alimentos que se deterioran pronto, que resultan difíciles de comer o son de digestión lenta y pesada.

Busca que la lonchera de tus hijos sea cómoda de llevar; que los envases sean seguros y herméticos pero fáciles de abrir; que las porciones sean pequeñas.

Si garantizas que tus hijos disfruten los alimentos que llevan a la escuela, favorecerás que los consuman y, de esta manera, estén llenos de energía para las actividades escolares, la socialización y el juego.