Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Circuito de actividad física: una propuesta para estar en movimiento

 

El Programa Nestlé Niños Saludables  desarrolló una propuesta lúdica con la que ha llegado a varias instituciones educativas para promover la actividad física, en el marco de su compromiso por aportar al mejoramiento de la calidad de vida de los niños y niñas, y construir un futuro más saludable.

El mantenimiento de un nivel constante de actividad física diaria es un criterio fundamental para desarrollar un estilo de vida saludable y un estado de bienestar integral, trascendiendo la salud corporal para generar beneficios también a nivel psicológico y emocional, en personas de todas las edades. 

Según la Organización Mundial de la Salud, la inactividad física es el cuarto factor de mortalidad más importante en todo el mundo; de ahí que combatir el sedentarismo sea un compromiso e todos. 

 

La disposición a hacer actividad física, el desarrollo  de destrezas, la valoración y disfrute de permanecer en movimiento, se aprenden mejor en la infancia y se potencian en entornos que invitan  a los niños y niñas a hacer deporte, bailar, jugar y compartir.

 

La calidad de vida de las personas activas es superior, pues presentan más vigor, mayor resistencia a enfermedades, mejores niveles de confianza y autoestima, una actitud general más positiva y propositiva, disposición a la sana competencia y al trabajo en equipo. 

Paralelamente, en tiempos de estrés y alta demanda de energía por el bombardeo de estímulos y presiones que vivimos todos, la actividad física permite desfogar tensiones, liberar angustia y evitar enfermedades inducidas o agravadas por la vida sedentaria.

 

Diversión y salud en una propuesta lúdica

El Programa Nestlé Niños Saludables ha desarrollado una iniciativa de fomento de estilos de vida saludable dirigida a escolares.

 

Se trata de un circuito compuesto por siete estaciones y una prueba final, mediante la cual los participantes realizan acciones diversas, entretenidas y retadoras, de diversos niveles de dificultad y con un alto nivel de motivación. 

 

La prueba final consiste en que, convertidos en chaskis, los niños y niñas sean los portadores de un mensaje positivo sobre hábitos saludables alrededor de la pista para, finalmente, llegar a la meta, donde reciben una medalla como compensación al esfuerzo realizado. 

De esta manera, se busca generar conciencia en el público escolar sobre la importancia de la actividad física para la buena salud, con miras a influir en su conducta más allá de los límites del espacio y tiempo escolares. 

Esta iniciativa es una muestra concreta de cómo Nestlé genera corresponsabilidad y participación, para Crear Valor Compartido en la sociedad a favor de la niñez, con la convicción de que los niños y niñas pueden y merecen tener un futuro más saludable.